Piedras preciosas, minerales de lujo

Si bien no son más que compuestos minerales, las llamadas piedras preciosas han deslumbrado a los seres humanos desde hace siglos. A lo largo de la historia se les ha asociado con poder y riqueza, por eso han adornado las coronas y tocados de reyes, Papas y emperadores. En ciertas culturas se les relaciona con el amor verdadero, por ello, un anillo de compromiso «debe tener un buen diamante». Tanta es la devoción por las gemas, que el costo de algunas alcanza cifras realmente escandalosas. 

Para que una piedra sea considerada como preciosa debe cumplir con tres características:

  1. Escala de dureza, que garantiza su durabilidad.
  2. Escasez o dificultad para encontrarla en la naturaleza.
  3. Perfección. Las piedras preciosas se caracterizan por un color, brillo, transparencia y pureza muy específicas.

Hasta el momento sólo se conocen cuatro piedras preciosas: el diamante, el rubí, el zafiro y la esmeralda.

Diamante

La palabra diamante deriva del griego ἀàάμ%ς, ‘indomable’, que pasó al latín culto como adamantis y después al vulgar como diamantis.

El diamante es el mineral más duro que se conoce, alcanzando un nivel 10 en la escala de Mohs. Tiene una gran gama de colores y transparencias, pero los más apreciados son incoloros, conocidos como «diamantes blancos». Si un diamante tiene boro, entonces se verá de color azul y si presenta nitrógeno en sus componentes, su coloración será amarilla.

diamante

La escala de Mohs es una relación de diez minerales ordenados de acuerdo con su dureza, de menor a mayor. Fue creada en 1825 por el geólogo alemán Friedrich Mohs y está basada en el principio de que un material puede rayar a otro más blando, pero no al revés.

Su gran brillo lo convierte en la piedra preciosa predilecta para elaborar joyería fina. Dicho brillo se debe a su alta dispersión refractaria, es decir, la cualidad de dispersar la luz en diferentes colores, dando a su superficie un lustre y una luminosidad muy atractiva. En 2013 se vendió el diamante más caro del mundo -59 quilates- por una suma de 62 millones de euros.

El quilate es un término que se utiliza para medir el peso de las piedras preciosas y semi preciosas. Un quilate equivale a 1.5 gramos.

Los diamantes están formados de carbono, al igual que el grafito de los lápices, sólo que este último es más estable. Como dato curioso, los diamantes son el compuesto con mayor conductividad térmica que hasta el momento se conoce. Además, debido a que es el mineral más duro en la naturaleza, también es utilizado con fines industriales para pulir, cortar o erosionar otros materiales; de igual forma se usa para fabricar brocas y sierras: el polvo de diamante se emplea como un abrasivo.

Esta piedra preciosa se forma en condiciones de presión y temperatura extremas, a profundidades de entre 140 y 190 kilómetros en el manto terrestre donde hay yacimientos de carbono. Generalmente llega a la superficie terrestre luego de erupciones volcánicas y otros fenómenos geológicos. Los diamantes también se pueden producir de forma sintética, existen laboratorios en donde se simulan las condiciones de presión y temperatura necesarias. El principal productor de diamantes en el mundo es la República de Botsuana, al sur de África.

Rubí

Su nombre proviene del latín ruber, que significa ‘rojo’, y es justamente este color el que lo distingue. Está formado por corodio, un material sumamente resistente, el cual alcanza una dureza de 9 en la escala de Mohs y que, al estar combinado con hierro y cromo, le da el mencionado color rojo. Sus tonalidades van del rosáceo al púrpura, pero el color más cotizado es el llamado «sangre de paloma», que es un rojo brillante con un toque de azul.

La roca bruta, antes de ser pulida, tiene un aspecto opaco y graso. Generalmente es de tamaño pequeño. El rubí más grande del que se tiene noticia pesó 400 ct y se dividió en tres partes.

El carat -ct- es la unidad de medida utilizada para las piedras preciosas -no confundir con el quilate, otra unidad muy utilizada-, 1 carat equivale a 0.2 gramos.

Los principales yacimientos de rubí se encuentran en Myanmar, Tailandia, Sri Lanka y Tanzania. Sin embargo, sólo entre el 1% y el 5% de los rubíes son seleccionados para emplearse en joyería. En 1923 se comenzaron a producir rubíes sintéticos al mezclar alumbre con pigmentos de cromo, obteniendo piedras con características muy similares a las naturales. No obstante, estas piedras sintéticas se utilizan más en la relojería que en la elaboración de joyas.

rubi

Algunos relevantes son el rubí Edward, que se encuentra en el British Museum of Natural History, en Londres; el rubí Estrella de Reeves, en el Smithsonian Institut de Washington y el rubí Estrella-long, resguardado en el American Museum of Natural History de Nueva York.

Zafiro

Al igual que el rubí, está constituido por corodio, sólo que puede ser de cualquier color que no sea rojo. La tonalidad azul intensa es la menos común, por lo tanto es la más apreciada. Existen cuatro variedades de zafiro:

  • Zafiro azul.
  • Zafiro de agua: abarca todas las tonalidades de color azul.
  • Zafiro blanco: es incoloro y de gran transparencia.
  • Zafiro oriental: es de color amarillo.

Los yacimientos de zafiro, en donde se extrae por medio de pozos excavados a mano, se localizan en Australia, Myanmar, Sri Lanka y Tailandia. En 1902 se consiguió producir el zafiro de forma sintética, por medio del proceso Verneuil.

El proceso Verneuil, también llamado fusión por llama, fue desarrollado a principios del siglo XX por el químico francés Auguste Verneuil. Consiste en fundir una sustancia finamente pulverizada con una llama de oxihidrógeno y posteriomente cristalizar las gotas fundidas.

En 1966 se encontró en Myanmar el zafiro más grande: un zafiro estrella de 630 quilates -12.6 kilogramos-. Su dureza es de 9 en la escala de Mohs.

zafiro

Esmeralda

Al igual que otras piedras, las esmeraldas tienen un característico color verde; sin embargo, lo que las hace especiales es su transparencia, es decir, poseen una superficie cristalina. Su dureza es de 8 en escala de Mohs y es una variedad del mineral berilio, el cual, al combinarse con una pequeña cantidad de cromo le da la coloración verde.

Los yacimientos más importantes se localizan en Colombia, y en estado puro está cubierta por una roca blanca y quebradiza que se muele con palos para extraer la esmeralda de forma manual. Sólo el 30% de las esmeraldas extraídas se utiliza para crear joyería.

esmeralda

La esmeralda más grande del mundo es la Teodora, con un peso de 57.5 quilates. Otra esmeralda célebre es la Mogul Esmeralda, la cual pesa 217.8 quilates y mide 10 centímetros de altura; en una de sus caras tiene inscrita una oración y otra está decorada con flores.

Piedras no tan preciosas

Existen otras piedras llamadas semipreciosas, las cuales también son muy bellas y se emplean en la joyería debido a que su costo es más accesible, por ejemplo:

Aguamarina. Al igual que la esmeralda, pertenece a la familia del berilio, sólo que su color es azul verdoso pálido. Su dureza es de 8 en la escala de Mohs.

Amatista. Si bien es muy apreciada en el mundo de la joyería, no se le considera una piedra preciosa debido a que hay grandes yacimientos en Brasil y con esto no cumple la característica de escasez o dificultad para obtenerla. Generalmente es de color violeta, aunque también hay amarillas y transparentes.

Ámbar. Esta piedra semipreciosa es muy especial, pues su origen no es mineral, sino vegetal. El ámbar, que puede ser de color amarillo, café, rojo, blanco, verde o incluso negro, es una resina vegetal fosilizada, proveniente de las plantas coníferas.

Circón. Algunos lo llaman «falso diamante», pues tiene un brillo y una transparencia muy atractivos, aunque no iguales a las del diamante.

Cuarzo. También conocido como «cristal de roca». Se trata de un cristal de atractiva transparencia que se utiliza mucho en la bisutería por su bajo costo de obtención.

Granate. Pertenece a la familia de los silicatos y la presencia de hierro y magnesio lo dotan de una tonalidad roja, por lo cual se puede confundir, a simple vista, con un rubí.

Topacio. Es muy utilizado en el diseño de joyas por su variedad de colores, como amarillo, azul, café y rosa. 

Turquesa. Tiene una dureza de 5.5 en la escala de Mohs y es de color azul, azul verdoso y verde.

 

Texto publicado en Algarabía 126 y en el sitio web de la revista el 28 de febrero de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s