Orgullo por las tradiciones: la fiesta de la Guelaguetza

La Guelaguetza es ejemplo de mestizaje, una fusión de costumbres indígenas y católicas, ya que la celebración forma parte de los rituales de culto a la Virgen del Carmen, cuyo día se conmemora el 16 de julio.

guelaguetza_01

La fiesta de la Guelaguetza se lleva a cabo después a la fiesta de la Virgen del Carmen; es decir, comienza el tercer lunes de julio y termina el cuarto lunes del mismo mes, por lo que la celebración también es conocida como «Los lunes del Cerro».

La palabra guelaguetza deriva del vocablo zapoteca «guendalizaá», que significa ‘cooperar’.

El auditorio del Cerro del Fortín y la antigua Antequera, en la capital de Oaxaca, se engalana con música, danzas, comida típica y vestidos típicos. Más de 50 pueblos del estado participan en esta celebración, dando muestra de la riqueza cultural de las ocho regiones que conforman esta entidad: La Costa Chica, Cañada, Tuxtepec, Mixteca, Sierra Sur, Sierra Norte, Valles Centrales y el Istmo.

El origen de la tradición

La fiesta de la Guelaguetza data desde la época prehispánica, cuando los indígenas zapotecas hacían rituales en honor a la Diosa Centeocihuatl, relacionada con la tierra y la fertilidad, para pedirle que las cosechas fueran buenas ese año. Esta celebración, que desde entonces se llevaba a cabo en el cerro del Fortín —conocido como «Daninayaloani», es decir, «cerro de la Bellavista», culminaba con el sacrificio de una doncella.

guelaguetza_02

Luego de la Conquista, cuando los españoles impusieron la religión católica a los indígenas de la región, estos fueron obligados a dedicar la festividad a la Virgen del Carmen en lugar de la Diosa Centeocihuatl. No obstante, la gran exhibición de bailes, música, platillos típicos, artesanías y vestidos de gala continuaron siendo el ingrediente principal de este festejo.

Actividades para todos los gustos

A partir de la década de los 30 se le dio un mayor impulso a esta festividad, agregando más actividades como la Danza de la Pluma, la cual es una representación de la conquista de la región por parte de los españoles, y de todo lo que esto trajo como consecuencia. Más tarde, en 1969, se sumó una nueva atracción: la elección de la Diosa Centéotl —la Diosa del maíz—.

guelaguetza_03

En este certamen pueden participar mujeres de todos los pueblos del estado, sólo con dos condiciones: ser originaria de esa zona y haber radicado toda su vida en esa población. Cada participante debe portar el traje típico de su región y hablar en dos ocasiones ante los jueces. La elección de la Diosa Centéotl no se hace con base en la belleza de las participantes, más bien se elige a la mujer que tenga mayores conocimientos sobre gastronomía, etnias, artesanías, fiestas tradicionales, costumbres y leyendas de Oaxaca.

Las danzas más hermosas de Oaxaca se muestran en el auditorio construido para esta celebración en el cerro Tani-lao-noyalaoní, ahora conocido como el Cerro del Fortín. Los festejos inician con la participación de una doncella que es elegida para brindar las primeras ofrendas a las autoridades y organizadores del evento. Posteriormente hacen su aparición las mujeres de Coyotepec, las cuales visten blusas finamente bordadas y vistosos rebozos de seda en la cabeza; recorren el escenario al ritmo del son «Barro de amor».

Blusas bordadas, huipiles, tocados, faldas de colores, listones, sarapes y trajes de manta engalanan la fiesta de la Guelaguetza.

Detrás de ellas aparecen los yaltecos, acompañadas de mujeres que lucen un hermoso huipil blanco decorado con hilos de colores; además, lucen un llamativo tocado de lana conocido como «tlayocal»; en su cuello luce una cruz de plata con motivos prehispánicos.

guelaguetza_04

Música, movimientos rítmicos, faldas que se agitan como alas de mariposa y el sonido del zapateado sobre la tarima envuelven a los espectadores en un ambiente mágico en donde la coquetería, las notas musicales y las historias contadas con el lenguaje corporal constituyen una experiencia única.

 

Texto publicado en el sitio web de la revista Algarabía el 9 de julio de 2015.

Fotografías de Jaime Fernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s